La cuestión de la confrontación religiosa es lamentablemente un tema de gran actualidad, pero no ha sido así a lo largo de la historia. Algunos autores achacan este tipo de enfrentamientos a la irrupción de las creencias monoteístas, que con su exclusivismo marginaron la mayor pluralidad y flexibilidad de las llamadas politeístas. El filólogo clásico y antropólogo italiano Maurizio Bettini, de la Universidad de Siena, acaba de publicar “Elogio del politeísmo” (Alianza Editorial, 2016). Hemos querido hablar con él sobre este libro, una lúcida reflexión sobre los esquemas mentales de ambos sistemas de creencias.

maxresdefault
Maurizio Bettini en una conferencia

Pregunta – Su libro plantea una interesante reflexión sobre la posible aplicación de modelos mentales politeístas en el mundo actual, así como una dura crítica al monoteísmo. En su opinión, ¿hay alguna contribución positiva del monoteísmo en la actualidad?

Respuesta – Actualmente mi investigación no está enfocada a criticar el monoteísmo. Las religiones que tienen billones y billones de creyentes son difícilmente criticables. Sin embargo, pueden ser observadas, analizadas y discutidas. Ahora, la mejor manera de reflejar un fenómeno cultural es compararlo con otro, suficientemente similar como para poder permitir una comparación, suficientemente diferente como para mostrar cuál es más específico de los dos. Esto es lo que yo traté de hacer comparando el monoteísmo con el politeísmo (aunque en el libro explico que estas palabras difícilmente pueden alcanzar la complejidad cultural de estos sistemas religiosos). Dicho esto, está claro que religiones como el Cristianismo, el Islam o el Judaísmo contribuyeron de diferentes maneras a la civilización moderna, aunque es difícil decir que lo hicieron por el hecho de implantar la creencia en un solo dios en lugar de varios. Estos sistemas religiosos tienen una gran complejidad.

Pregunta – Las religiones monoteístas ¿se configuraron contra las politeístas o sobre las cenizas del politeísmo?

Respuesta – Contra los sistemas politeístas, seguro. Cuando el Cristianismo extendió su influencia, la religión romana no era la misma que en el siglo II a.C., por supuesto. Pero no debemos equivocar este cambio con una crisis o colapso del politeísmo. Habría una adopción teológica del Cristianismo. Evolución, cambio, la irrupción de nuevas divinidades y cultos, son una característica intrínseca del politeísmo, donde no hay ortodoxia, ni existen libros sagrados que limiten la innovación.

Pregunta – ¿Podemos considerar el incendio de la Biblioteca de Alejandría como un punto de inflexión en la dominación del pensamiento monoteísta?

Respuesta – Sí, así lo creo. En el sentido de que las religiones monoteístas comparten la idea de que cada una de ellas – por separado, por supuesto – poseen al dios verdadero, la Verdad, con mayúsculas. Son religiones exclusivistas. Consecuentemente, es fácil considerar que todas las demás están equivocadas, incluso los libros.

Pregunta – En su libro habla de dos conceptos latinos realmente interesantes: interpretatio y tolerantia. ¿Es posible que estemos utilizando actualmente el término “tolerancia” de una forma genérica sin conocer el significado profundo del término?

Respuesta – Sí, por supuesto. Nosotros utilizamos actualmente la palabra “tolerancia” de acuerdo con un significado que este término asumió tras los esfuerzos de personas como Locke o Voltaire. Aun así, el hecho de que, contextualmente, también usemos palabras como “tolerar” con el significado de “soportar, aguantar, resistir” o “aceptar sin reticencia”, tiene su efecto en el concepto de la “tolerancia” religiosa: que viene a significar que no dañemos a las personas que no comparten nuestras visiones del mundo, pero al mismo tiempo no las reconocemos plenamente como nuestras iguales. ¡Es una acepción muy peligrosa!

Pregunta – Usted nos habla también sobre la lenta e inexorable implantación del monoteísmo, que ha dejado incluso una marca cultural hasta en los no creyentes. ¿Cuáles son los vicios monoteístas más importantes de la sociedad actual?

Respuesta – El exclusivismo. La tendencia a fundir, a unir, el término “nosotros” con el concepto de “verdad” y, consecuentemente, rechazar lo que otros piensan.

Para más información, leer la reseña del libro en: https://mediterraneoantiguo.com/2016/11/12/elogio-del-politeismo-maurizio-bettini/

Autor

Mario Agudo Villanueva