Egipto sigue concitando la atención de un gran número de personas. El hechizo del país del Nilo ha seducido a gentes de diferentes épocas a lo largo de la historia y sigue suscitanto un gran interés, no solo en el ámbito académico. Sin embargo, en la Universidad española, la presencia de la egiptología ha sido más bien discreta, lo que contrasta con el éxito de los equipos de investigación que trabajan sobre el terreno. Mediterráneo Antiguo ha querido acercarse a un proyecto universitario, el de Egiptología Complutense, de la mano de su director, José Ramón Pérez-Accino, con quien hemos tratado sobre algunas cuestiones de interés.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Valle de los Reyes. Foto: Mario Agudo Villanueva

Pregunta – ¿Cuándo se crea Egiptología Complutense y con qué objetivo?

Respuesta – Egiptología Complutense es una asociación sin ánimo de lucro puesta en marcha por estudiantes y profesores de la Universidad Complutense de Madrid que tiene por objetivo el desarrollo de actividades relacionadas con la historia y la cultura de Egipto en la antigüedad en el seno de esa institución académica. Parte de sus metas son el darle visibilidad y presencia a estos estudios de modo que encuentren el sitio que se merecen en nuestro entorno académico y social. Comenzó sus actividades hace cinco años y su presencia ha ido incrementándose con simposios y congresos internacionales (como el VI Congreso Ibérico de Egiptología en preparación), cursos gratuitos, viajes de estudio, contribución al desarrollo de un postgrado de Orientalística y Egiptología en nuestra universidad y de una revista científica, así como de la creación de una biblioteca. Fruto de todo lo anterior hay varias tesis doctorales en marcha y un proyecto de investigación en Egipto recientemente aprobado.

Egiptología Complutense tiene por objetivo el desarrollo de actividades relacionadas con la historia y la cultura de Egipto en la antigüedad en el seno de la Universidad Complutense. Parte de sus metas son el darle visibilidad y presencia a estos estudios de modo que encuentren el sitio que se merecen en nuestro entorno académico y social.

Pregunta – ¿Quiénes pueden formar parte del proyecto?

Respuesta – El proyecto está abierto a todos cuantos quieran formar parte de él, sean o no universitarios. Emerge de una institución pública, como es la universidad que la alberga, y su vocación no es otra que ofrecer a la sociedad que la sostiene un ámbito coherente y desinteresado de generación e intercambio de conocimiento sobre un tema que nos interesa a muchos: la egiptología. Esta disciplina alberga diversas y amplias áreas de conocimiento como la arqueología, la historia, el arte, la religión, los textos, la lengua, etc. Egiptología Complutense cumple sus objetivos no de un modo exclusivo sino todo lo contrario, y nuestras actividades están y estarán abiertas a cuantos quieran acercarse a nosotros. Asimismo, consideraremos cualquier forma de colaboración para conseguir nuestros fines. Quien lo desee puede encontrarnos: a través de nuestra página web http://www.egiptologiacomplutense.es, en Facebook http://www.facebook/EgiptologiaComplutense o en el correo egiptologiacomplutense@gmail.com.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Deir el-Bahari. Foto: Mario Agudo Villanueva

Pregunta – ¿El público destinatario de las actividades es solamente universitario o está abierto también a aficionados?

Respuesta – Como emergentes del ámbito de una universidad pública consideramos una obligación que todas nuestras actividades sean abiertas para cualquiera que esté interesado. Nuestra sede está magníficamente comunicada por varios medios de transporte y no es difícil aparcar. En algunas actividades se puede restringir la asistencia a quienes hayan cursado los niveles más introductorios, pero, en general, estamos encantados de recibir a quienes quieran acercarse a nosotros.

Pregunta – Han colaborado también con el British Museum y el Ashmolean en un taller de epigrafía egipcia y arte griego que tuvo lugar en Londres ¿cuál ha sido el balance de este proyecto?

Respuesta – Este año hemos realizado el quinto taller de epigrafia egipcia. Estos talleres comenzaron como un complemento a la docencia en las aulas, permitiendo que los alumnos que habían estado trabajando con inscripciones jeroglíficas para aprender lengua y escritura pudieran practicar sobre los monumentos reales, es decir, pudieran leer directamente de la piedra en las más relevantes colecciones de las principales capitales europeas (Londres, Oxford, Roma y Munich, hasta ahora). A pesar de que están abiertos a todo el mundo, los talleres y los viajes están diseñados específicamente para que los estudiantes puedan realizarlos y su precio y condiciones se adaptan a este fin. El proyecto inicial se ha expandido, y se nos ha unido el profesor Miguel Angel Elvira, uno de los mayores expertos de nuestro país en arte griego, por lo que ahora hacemos un doblete de monumentos egipcios y griegos que está teniendo mucho éxito. Estamos ya trabajando en la edición del curso próximo, que anunciaremos, como es nuestra costumbre, en las redes sociales a su debido tiempo. Asimismo, tenemos en proyecto un viaje a Egipto en los mismos términos y que comportará actividades docentes sobre el terreno. Esta es una línea de trabajo que nos está dando muchas satisfacciones.

Los talleres de epigrafía comenzaron como un complemento a la docencia en las aulas, permitiendo que los alumnos que habían estado trabajando con inscripciones jeroglíficas para aprender lengua y escritura pudieran practicar sobre los monumentos reales, es decir, pudieran leer directamente de la piedra en las más relevantes colecciones de las principales capitales europeas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Seikh Abd al-Qurna. Foto: Mario Agudo Villanueva

Pregunta – Como explicaba usted al iniciar la entrevista, ahora comenzarán un proyecto en el valle del Escondite Real, en Deir el-Bahari ¿qué tiene de interés este valle y cuáles son sus objetivos?

Respuesta – Este pequeño wadi fue el escenario de uno de los episodios legendarios de la historia de la egiptología, el hallazgo en 1881 en la única tumba identificada en este valle, la tumba TT320, de unas cuarenta momias casi todas pertenecientes a miembros de la familia real y entre las cuales se encontraban las de los faraones que se pueden admirar hoy en el Museo Egipcio de El Cairo. Esto explica, por sí mismo, la relevancia del lugar. Salvo algunas intervenciones puntuales a comienzos y mediados del siglo XX y una nueva y más reciente exploración de la tumba mencionada, se ha llevado a cabo muy poco trabajo en el valle. Se encuentra rodeado de lugares con una relevancia máxima, Deir el Bahari, la colina de Sheik Abd el Qurna y el valle de los Reyes al otro lado de la cadena montañosa que lo limita. Parece una anomalía esta falta de atención y de resultados. Nuestro proyecto se encamina a conocer mejor este elemento tan central y, con un poco de suerte, poder profundizar en la explicación de su función en el conjunto del desarrollo histórico de la necrópolis tebana, uno de los mayores yacimientos arqueológicos del mundo.

Salvo algunas intervenciones puntuales a comienzos y mediados del siglo XX y una nueva y más reciente exploración de la tumba mencionada, se ha llevado a cabo muy poco trabajo en el valle del Escondite Real. 

Pregunta – España tiene en marcha muchas misiones en Egipto. En su opinión ¿a qué se debe esta proliferación?

Respuesta – España se incorpora a la egiptología con algo de retraso respecto de otras naciones europeas. Sin embargo, las actuaciones que se llevaron a cabo en el origen de esta colaboración con las autoridades egipcias, como la participación en la campaña de salvamento de Nubia por parte del profesor Martín Almagro Basch y la continuada exploración del yacimiento de Heracleópolis Magna inaugurada por el anterior y dirigidas desde hace más de treinta años por la Dra. Carmen Pérez Die han servido de excelente tarjeta de presentación de los egiptólogos españoles debido a la excelencia de su ejecución y a los fuertes lazos creados. A partir de los años noventa del pasado siglo nuevos equipos se incorporaron progresivamente a esta tarea, y en la mayoría de los casos la reputación de los arqueólogos españoles ha estado a la altura de quienes les precedieron. El nivel de los equipos españoles es, en general, muy alto y esto está reconocido de un modo bastante unánime por colegas con más experiencia sobre el terreno. Es cierto que este nivel no se equilibra con una presencia acorde de la egiptología en las universidades españolas, algo también detectado y reconocido en nuestro entorno. En ese sentido, queda camino por hacer y esta es, precisamente, una de las razones de la existencia de entidades como Egiptología Complutense.

El nivel de los equipos españoles es, en general, muy alto y esto está reconocido de un modo bastante unánime por colegas con más experiencia sobre el terreno. Es cierto que este nivel no se equilibra con una presencia acorde de la egiptología en las universidades españolas, algo también detectado y reconocido en nuestro entorno.

Pregunta – El mundo de Egipto está repleto de especulaciones muy poco profesionales ¿qué debe hacer el mundo académico para contrarrestar el efecto de esta vulgarización de la disciplina?

Respuesta – Fundamentalmente hacerse oír y ver. Salir de las aulas y los museos haciendo partícipe a la sociedad de los estudios, objetivos y logros de quienes han dedicado años a su formación y están en condiciones de evaluar una información especializada. Los propios medios tienen mucho que contribuir, contrastando las informaciones que, con frecuencia, buscan la atención mediática por medio de la generación de noticias falsamente espectaculares o deliberadamente exageradas. Hay un mundo de posibles interacciones y colaboraciones entre la ciencia y la sociedad, y los medios deberían posicionarse como eficaces intermediarios entre ambas, impidiendo que la aparente espectacularidad de algunos titulares se interponga, como se dice, en el camino de la buena Historia.

Autor

Mario Agudo Villanueva