Algunos aspectos de la religiosidad en la Antigüedad nos son todavía desconocidos, sin embargo, la enorme importancia que este mundo tenía en la vida cotidiana dotaba a cientos de costumbres de un carácter sacral o ritual. Es el caso que nos ocupa, el de la ceremonia del barrido, apenas estudiado de una manera global, del que ahora se publica una interesante monografía de la mano de Signífer: “La escoba y el barrido ritual en la religión romana”, escrito por Santiago Montero Herrero, Catedrático de Historia Antigua de la Universidad Complutense de Madrid, con quien hemos querido hablar para conocer más datos sobre este desconocido rito.

Pregunta – Su libro recoge un tema obviado generalmente en los estudios sobre religión romana ¿cuáles han sido las aproximaciones a este problema que se han producido hasta la aparición de su estudio?

Respuesta – En efecto, se trata de la primera monografía sobre el uso de la escoba en la religión. En general, me han interesado y atraído siempre los temas menos estudiados. Así, Mujer y adivinación en la Roma Antigua” (1994), Trajano y la adivinación” (2000), Augusto y las aves” (2006), El emperador y los ríos” (2012) son monografías a cuya temática se le prestó antes escasa atención y creo que estudian aspectos inéditos o, al menos, muy originales. Prefiero abrir una nueva vía en la investigación, con las dificultades y riesgos que eso supone siempre, que ofrecer la enésima interpretación de un problema. En este caso contábamos con artículos como los del húngaro Köves-Zulauf o el francés Briquel centrados en pasajes concretos de algún autor clásico pero no con un estudio de conjunto sobre el barrido ritual.

Prefiero abrir una nueva vía en la investigación, con las dificultades y riesgos que eso supone siempre, que ofrecer la enésima interpretación de un problema.

Pregunta – ¿En qué contextos se producía el barrido ritual?

Respuesta – En el ámbito privado aparece sobre todo en tres momentos: el nacimiento, los banquetes y la muerte. En el ámbito público está reservado casi exclusivamente a la limpieza de los templos aunque tenemos noticia de un antiguo ritual según el cual cuando los arúspices advertían una tonalidad rojiza en el hígado de las víctimas sacrificiales, ordenaban barrer unas piedras vinculadas a los muertos (manales).

En el ámbito privado aparece sobre todo en tres momentos: el nacimiento, los banquetes y la muerte.

Pregunta – ¿Tenía siempre el mismo significado simbólico o depende del tipo de ceremonia?

Respuesta – En la mayor parte de los casos el barrido ritual tenía funciones lustratorias o purificatorias. Sin embargo, durante el nacimiento, un miembro de la familia montaba guardia de noche en el umbral de la casa barriéndolo con una escoba y encarnando así a la diosa Deverra con el fin de impedir la entrada del dios Silvano que amenazaba la vida de las parturientas. En este caso parece haber tenido una función apotropaica.

0_Autel_dédié_au_dieu_Sylvanus_-_Musei_Capitolini_(1)
Altar decorado con la figura de Silvano, contra quien se realizaba el barrido ritual en los nacimientos. Galería lapidaria del Tabularium, Musei Capitolini. Foto: Wikimedia Commons.

Pregunta – ¿Quiénes se encargaban de realizarlo?

Respuesta – En el ámbito de la familia, cuando moría uno de sus miembros era el heredero, el llamado everriator, el encargado de barrer la casa. En los templos romanos el barrido corría a cargo del aedituus pero conocemos una inscripción dedicada por un scoparius en un templo de Isis en Sicilia, lo que hace pensar que en los templos egipcios tenía connotaciones más sacrales que en los templos romanos. Uno de los momentos más solemnes de la vida pública romana era el barrido del templo de Vesta por las vestales el día 15 de junio y, con una escoba pequeña, el de la mesa de Júpiter en el Capitolio por los septemviri epulones. No podemos olvidar que en caso de grave crisis las matronas barrían el suelo de los templos romanos con sus cabellos.

En el ámbito de la familia, cuando moría uno de sus miembros era el heredero, el llamado everriator, el encargado de barrer la casa. En los templos romanos el barrido corría a cargo del aedituus.

Pregunta – El barrido ritual ¿es una ceremonia más próxima a la magia que a la religión?

Respuesta – Religión y magia influyeron mutuamente en Roma; basta con examinar algunas festividades religiosas del calendario romano para darnos cuanta de la rica presencia en ellas de creencias y ritos mágicos. Sin embargo, es sorprendente que en este caso concreto la escoba, el barrido, están completamente ausentes de la magia. El silencio de los papiros mágicos o de las tablillas de defixión es, en este sentido, muy elocuente. La magia estuvo más interesada siempre por la impureza y soslayó este elemento.

la-escoba-y-el-barrido-ritual-en-la-religion-romana
Portada

Pregunta – ¿Qué testimonios iconográficos tenemos de este fenómeno?

Respuesta – Desgraciadamente no conocemos ninguno para el contexto religioso. Tengo la impresión de que era algo intencionado puesto que la escoba por su contacto con la inmunditia y la muerte tenía fuertes connotaciones negativas. Sí, en cambio, conocemos representaciones del uso de la escoba en el ámbito profano a cargo siempre de esclavos. Los mosaicos romanos, como el de Piazza Armerina son los que proporcionan una mayor información.

Autor 

Mario Agudo Villanueva