Josiah Osgood: “los expertos griegos ayudaron a transformar la educación romana y a hacer de Roma un centro académico”

La expansión de Roma por el Mediterráneo oriental acabó con la conquista de todo el territorio griego, así como parte de su área de influencia. Las complejas relaciones políticas y culturales que tuvieron lugar en este período convulso son fundamentales para comprender los últimos años de independencia de reinos como Macedonia o de polis como Atenas o Corinto. Recientemente se ha publicado un obra muy interesante que aborda, en gran medida, este proceso: “Roma, la creación del Estado mundo”, de Josiah Osgood, editado por Desperta Ferro. Aprovechando su estancia en Madrid con motivo de la Feria del Libro, hemos querido charlar con su autor.

Roma-Mundo-e1558425568167
Portada del libro

Pregunta – Háganos una breve introducción de su libro.
Respuesta – Mi libro ofrece un nuevo relato de lo que generalmente se llama “la caída de la República Romana”. Los historiadores ven tradicionalmente el cruce del río Rubicón de Julio César y la dictadura subsiguiente como un punto de inflexión: los ciudadanos de Roma nunca más podrían elegir libremente a sus magistrados o aprobar leyes. Los escritores ya argumentaron en la antigüedad que hubo un siglo o más de desintegración que llevó a este punto. Los políticos comenzaron a acumular los crecientes recursos del imperio para sí mismos y se enfrentaron entre sí para obtenerlos. Su creciente violencia condujo a discusiones verbales, luego a las peleas callejeras en Roma y, finalmente, a la guerra civil en el Mediterráneo.

Hay mucho de verdad en esta visión. Con el famoso tribuno Tiberio Graco en los años 130 a.C., la violencia entró repentinamente en la vida pública. Si bien no fue continua, los nuevos arrebatos se basaron en episodios anteriores en una especie de espiral. Presto mucha atención a esto en mi libro, explicando, por ejemplo, cómo las luchas para controlar los espacios donde los votantes depositan sus votos en Roma llevaron a luchas físicas y asesinatos. La violencia se convirtió en una forma de tratar de resolver disputas políticas, algo que, por supuesto, hemos visto en muchos períodos de la historia.

Pero también trato de cuestionar la opinión bastante negativa de “la caída de la República romana” que heredamos de nuestras fuentes antiguas. Lo hago de dos maneras principales. Primero, aunque los políticos se enfrentaron entre sí por la asignación de recursos, no hay duda de que Roma se estaba enriqueciendo mucho más, y esto llevó al surgimiento de nuevos grupos que exigieron, y finalmente consiguieron, reconocimiento. Un ejemplo son los llamados équites. Los hombres ricos que habían ejercido la caballería, los équites manejaban contratos estatales masivos que eran esenciales para el funcionamiento del imperio romano. Otro ejemplo son los itálicos que carecían de ciudadanía romana. En el 91 a.C., los itálicos se rebelaron contra Roma, y mientras perdieron la guerra militarmente, en cierto sentido ganaron la paz. Obtuvieron la ciudadanía romana y los beneficios que trajo. Los principales italianos comenzaron a abrirse camino como empresarios, figuras literarias e incluso senadores en Roma.

La violencia se convirtió en la Roma del siglo II a.C. en una forma de tratar de resolver disputas políticas, algo que, por supuesto, hemos visto en muchos períodos de la historia.

P. – ¿Construyó Roma su modelo de estado en medio de una gran convulsión o fue precisamente este modelo la solución para los problemas que la acuciaban?

R. – Ambos, de hecho. Es demasiado simple decir que el heredero de Julio César, Augusto César, llegó con un caballo blanco y salvó a Roma. Pero el hecho es que con el principado de Augusto y sus sucesores, Roma y su imperio disfrutaron de una mayor estabilidad que en el siglo anterior a César. El marco político y administrativo que hizo esto posible se desarrolló gradualmente. A veces, la inestabilidad condujo inadvertidamente a innovaciones en el modelo que luego perduraron. Otras veces, después de la crisis, los líderes políticos propusieron reformas que intentaron conscientemente evitar una mayor inestabilidad.

Aquí hay un par de ejemplos para ilustrar este punto. Cuando miramos a la Pax Augusta, vemos que una característica clave era un ejército profesional permanente, inicialmente 28, de legiones numeradas (por ejemplo, la Novena Legión Hispana, establecida por primera vez en España). Las legiones adquirieron títulos, tradiciones y un sentido de comunidad. Aquellos que sirvieron en estos cuerpos tuvieron que completar un periplo de 20 años, después de lo cual recibieron grandes compensaciones. Todo este sistema realmente se desarrolló de forma espontánea después de la muerte de Julio César, cuando sus soldados, que habían sido licenciados, se convirtieron en legiones para vengarse de su asesinato. Las legiones de César, con su memoria institucional, se transformaron en el núcleo del ejército imperial. Pero para un ejemplo de una reforma más autoconsciente, podemos mirar a la figura de Lucio Cornelio Sila quien, a finales de los años 80 a.C., aprobó como dictador una serie de leyes para tratar de estabilizar Roma. Si bien no todas las medidas de Sila tuvieron éxito, sí reorganizó el gobierno de las provincias romanas de una manera que perduró mucho después. En cierto sentido, Sila creó la figura del gobernador provincial que sería tan importante incluso bajo los emperadores.

Es demasiado simple decir que el heredero de Julio César, Augusto César, llegó con un caballo blanco y salvó a Roma.

P. – ¿Qué impacto causó el poder de Roma sobre el Mediterráneo oriental?

R. – ¡Esta es una pregunta controvertida, justo cuando Roma estaba adquiriendo su poder en el exterior! En la época de la llamada Pax Augusta, se había finalizado una secuencia de siglos de guerra constante, a menudo devastadora. Por supuesto, todavía había mucha violencia en el mundo romano, pero estaba más localizada. Los que viven en las provincias del imperio reconocieron la nueva y notable realidad. Por ejemplo, menciono en mi libro un decreto aprobado por el consejo provincial de Asia en honor de Augusto que lo aclamó como “un salvador que puso fin a la guerra y puso en orden todo”. Durante las décadas anteriores, los romanos se habían estado extendiendo por todo el Mediterráneo, no solo como soldados sino también como comerciantes y empresarios. Formaron relaciones con los líderes provinciales y, juntos, estos grupos ayudaron a forjar una nueva cultura romana con distintos tipos de edificios y prácticas culturales: “pórticos y baños y elegantes cenas”, como dijo Tácito con desprecio, aunque podemos estar seguros de que disfrutó de todos estos servicios y más.

Sin embargo, debemos reconocer que antes de que cesaran las guerras, Roma había sido tan feroz como cualquier otro estado en el Mediterráneo. Notoriamente, en el año 146 a.C., el Senado decidió demoler tanto Cartago como Corinto, dos grandes ciudades mediterráneas. Esta fue una declaración del poder romano. Otros estados, además de Roma, se habían instalado en la práctica de destruir las ciudades del otro, pero las destrucciones del 146 a. C. fueron impactantes para quienes vivían en el Mediterráneo. Gran parte del patrimonio artístico de Corinto se perdió. El historiador Polibio escribió que los soldados romanos jugaban incluso a las damas en las pinturas de un “Viejo Maestro” que yacían en el suelo. Parte del éxito de Roma como potencia imperialista radica en su uso efectivo del terror.

Un aspecto de “la caída de la República tardía” que tendemos a pasar por alto es que hubo momentos en que los enemigos de Roma, a través del Mediterráneo, intentaron trabajar juntos para destruirla. El mejor ejemplo se produce en los años 70 a.C, una época de inestabilidad extraordinaria. La piratería floreció, aunque algunos de los llamados piratas eran probablemente solo pequeños estados que intentaban defender sus propios intereses en un momento peligroso. El viejo enemigo de Roma, Mitrídates el Grande, colaboró con estos llamados piratas, al igual que Espartaco. No fue una coincidencia que la gran revuelta de los gladiadores y otros esclavos, muchos de los cuales nacieron libres en otros lugares del Mediterráneo y fueron llevados a Italia, estallara en el año 73 a.C.

Parte del éxito de Roma como potencia imperialista radica en su uso efectivo del terror.

3. expansion de Roma en el siglo I a.C.
Mapa de la expansión de Roma en el siglo I a.C. Fuente: http://almacendeclasicas.blogspot.com

P. – ¿Cómo evoluciona la cultura romana en estos años de inestabilidad?

P. – La cultura romana se enriqueció enormemente durante el primer siglo antes de Cristo. Esta es una de las razones principales para ir más allá de una visión puramente negativa del período. Autores como Catulo, Livio y Horacio se reunieron en Roma y produjeron un trabajo literario innovador que creó declaraciones canónicas de lo que significaba ser romano. Los expertos griegos también llegaron y ayudaron a transformar la educación romana y a hacer de Roma un centro académico. La ciudad ofrece entretenimiento altamente sofisticado, incluyendo el teatro. Tenía impresionantes exhibiciones de arte (¡gran parte de ellas saqueadas!). Un desarrollo muy importante en la cultura romana fue una creciente celebración del ocio. Tanto como cualquier transformación política o militar, esto fue crucial para la Pax Augusta. En el principado, las ciudades a través del imperio romano ganaron teatros y baños. Hombres y mujeres decoraron sus casas con innovadores tipos de pinturas, cenaron en cerámicas nuevas y brillantes y bebieron vinos mediterráneos. Estas eran nuevas ideas de ser romano que iban más allá de luchar o votar en la ciudad de Roma.

La cultura romana se enriqueció enormemente durante el primer siglo antes de Cristo. Esta es una de las razones principales para ir más allá de una visión puramente negativa del período. Autores como Catulo, Livio y Horacio se reunieron en Roma y produjeron un trabajo literario innovador que creó declaraciones canónicas de lo que significaba ser romano.

P. – ¿De qué manera influyó el modelo de estado creado por Alejandro Magno en la configuración del nuevo estado romano?

R. – Alejandro, conquistador y creador de una especie de estado mundial, sigue apareciendo en la historia de la propia transformación de Roma. Por ejemplo, un general romano que reprimió una rebelión en Macedonia en la década de los años 140 a.C. regresó a Roma y construyó el primer templo de mármol de la ciudad. En su pórtico mostró su saqueo más preciado, un famoso grupo de estatuas de Alejandro y sus compañeros. Más tarde, Pompeyo el Grande, que se parecía físicamente al apuesto Alejandro, se inspiró en el rey macedonio, fue a cazar en África copiando su peinado e incluso vistiendo una capa que supuestamente pertenecía al monarca teménida. El pensamiento innovador de Pompeyo sobre cómo administrar el Oriente romano tenía una deuda real con el ejemplo de Alejandro. Los romanos se sintieron cada vez más atraídos por la extravagancia, el individualismo y el éxito militar de Alejandro y sus sucesores. Aunque nunca se abrazarían a la realeza, sí llegaron a ver su imperio como un glorioso sucesor del macedonio.

Las tradiciones de una república orgullosa, incluido el compromiso con la libertad individual de los ciudadanos, configuraron profundamente el nuevo patrón de gobierno que surgió después de un siglo de caos y creatividad.

Sin embargo, también sabían cuán inestable era el período posterior a la muerte de Alejandro y vieron ese tiempo caótico como un espejo de la turbulencia de sus propias guerras civiles. Augusto se parecía a Alejandro en su temprano ascenso al poder, y sus primeros retratos lo hacían parecer un rey helenístico. Pero especialmente en la propia ciudad de Roma, los ciudadanos querían que Augusto fuera como uno de ellos. No lo adoraban como a un dios y estaban dispuestos a protestar públicamente por sus acciones. Las tradiciones de una república orgullosa, incluido el compromiso con la libertad individual de los ciudadanos, configuraron profundamente el nuevo patrón de gobierno que surgió después de un siglo de caos y creatividad.

Autor 

Mario Agudo Villanueva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s