La bibliografía sobre Alejandro Magno es ingente, lo que constituye una barrera para todo aquel que quiera abordar el estudio de este gran rey macedonio. La gran cantidad de biografías y análisis sobre su figura ha obligado a los investigadores a practicar nuevos enfoques, que traten de completar aspectos todavía poco conocidos del personaje y su época. Uno de ellos es precisamente el de la relación del macedonio con la geografía, terreno prácticamente inédito en cuanto a monografías, que se trató de abordar en unas jornadas que tuvieron lugar el pasado 14 de diciembre de 2015 en la Universidad de Alcalá de Henares bajo la dirección científica de Francisco Javier Gómez Espelosín (UAH) y Borja Antela (UAB). Las actas de aquella jornada se han recogido y publicado en “El Imperio de Alejandro. Aspectos geográficos e historiográficos”, que ha sido recientemente publicado por la editorial de la Universidad de Alcalá de Henares en su colección de monografías de humanidades.

La gran cantidad de biografías y análisis sobre su figura ha obligado a los investigadores a practicar nuevos enfoques, que traten de completar aspectos todavía poco conocidos del personaje y su época.

El libro cuenta con firmas importantes, no solo las de Gómez Espelosín y Antela, que publican sendos trabajos, sino también de investigadores tan reconocidos como Pedro Barceló, Antonio Ignacio Molina Marín, Adolfo Domínguez Monedero, Giuseppe Squillace, Clàudia Zaragozà, César Sierra  y Mariachiara Angelucci. La obra contiene una serie de aproximaciones como las diversas concepciones geográficas que confluyen en el relato de la conquista, la compleja relación con las ciudades griegas de Asia Menor, la creación de una frontera dentro del marco de las denominadas satrapías superiores, el significado simbólico e ideológico del cruce del Helesponto para la monarquía macedonia, el aprovechamiento de los desiertos desde el punto de vista táctico y económico, los aspectos geográficos de la política matrimonial seguida por los argéadas, la particular relación de Alejandro con la mítica tierra de los aromas y la consideración de algunos aspectos maravillosos surgidos en el relato de la conquista. Los diferentes capítulos aparecen precedidos por una valoración más global de la trayectoria histórica del monarca macedonio que incide precisamente en esta clase de cuestiones y contribuye a contextualizar adecuadamente las diferentes aportaciones que configuran la obra.

Esta misma colección de monografías nos ha traído recientemente otra publicación relacionada con el monarca macedonio. Se trata de “En busca de Alejandro. Historia de una obsesión”, de Francisco Javier Gómez Espelosín (UAH). Un libro que trata de indagar en todos aquellos que han tenido a Alejandro Magno como referente, tanto los que lo trataron como fuente en la Antigüedad, hasta los que han seguido recurriendo a su legendaria figura en la actualidad, dando lugar a un nuevo mito que nada tiene que ver con la figura histórica. Es un interesante ensayo en el que el autor se plantea, con una perspectiva y conocimientos envidiables, cuáles son los principales retos que se han abordado, y todavía se siguen afrontando, en el estudio de la figura del monarca macedonio. Hace un repaso por las historias antiguas de Alejandro, la tradición alejandrina en las literaturas cristiana, judía, bizantina, siríaca, persa, árabe y Europa medieval; las construcciones modernas de autores como Droysen, Hogarth o Badian; así como un análisis de los que trataron de emular al macedonio, empezando por los diádocos y acabando por su utilización como modelo para príncipes modernos. Una ardua tarea de deconstrucción que trata de identificar cuál es el origen de los rasgos que hoy entendemos como característicos de la trayectoria vital de este personaje.

Una ardua tarea de deconstrucción que trata de identificar cuál es el origen de los rasgos que hoy entendemos como característicos de la trayectoria vital de este personaje.

En definitiva, dos obras diferentes, pero imprescindibles, para todos los que se han embarcado en el estudio de la impresionante figura histórica de uno de los personajes más determinantes de la Antigüedad.

Autor

Mario Agudo Villanueva